Robert Alan Soloway, un importante spammer de 27 años responsable de una buena parte del correo basura mundial, ha sido sentenciado por un juzgado de Seattle y se enfrenta a una pena de hasta 65 años de cárcel por fraude, robo de credenciales y blanqueo de dinero. Aunque se supone una buena noticia, ni experiencias previas ni el estado actual de la industria del malware hacen pensar que la situación para los que sufren el spam vaya a cambiar demasiado.

Soloway parece que va a recibir por fin su merecido. Lleva varios años siendo responsable del correo basura que llega a los buzones. Ha sido perseguido durante mucho tiempo por distintas empresas y organizaciones, y no es la primera vez que es citado ante un juez. Hasta ahora, había conseguido escapar de (o incluso ignorar) la justicia.

El método de Soloway es el habitual de un spammer de hoy en día. Trabaja codo con codo con creadores de malware para que sean las máquinas "zombie" infectadas las que envían el correo basura. Una vez conseguida una masa crítica de máquinas infectadas a través de varios métodos, éstas son las que prestan su ancho de banda y recursos para enviar la basura, además de nuevas réplicas de estos virus que permiten reclutar más máquinas y mantener (o comenzar así de nuevo) el ciclo. De esta forma, aunque el responsable lógico en primera instancia sea Robert Soloway, muchos sistemas inseguros se convierten en cierta manera en cómplices de este delincuente.

Aunque la sentencia sea aleccionadora y pretenda, más que nada, un efecto disuasorio en el resto de spammers "importantes", la situación no cambiará demasiado. Seguiremos recibiendo la misma cantidad de basura en el buzón. Las razones son varias.

Ya se han detenido en el pasado a varios cabecillas responsables del spam, sin el más mínimo efecto. Jeremy Jaynes a finales de 2004, calificado como el octavo spammer más prolífico. "Buffalo Spammer" a mediados de ese mismo año... Los responsables de las detenciones y sanciones se enorgullecieron en su momento de conseguir cazarlos, pero el tiempo ha demostrado que ni su detención directa ni la advertencia implícita difundida con su encierro han disuadido a otros responsables.

Sin ir más lejos, en febrero de 2007 conocimos un informe de Marshal's Threat Research, en el que se indicaba que el correo basura alcanzaba el 85% del total, con un incremento del 280% desde octubre de 2006. Un aumento sin precedentes.

El problema de base está en la infección masiva de máquinas zombies, que consiguen integrar botnets cada vez más numerosos y son responsables en su mayoría del correo basura recibido. El hecho de detener al que contrata al creador del troyano que envía spam o al controlador del botnet que lo distribuye, no detiene a este tipo de mafias. Sólo una concienciación masiva sobre la necesidad de asegurar bien una máquina para que no se convierta en esclava de un botnet puede ser efectiva y atacar el problema de raíz.

El spam es todavía uno de los pilares de la industria del malware. Además de su objetivo primario como spam en sí (ventas y estafas) que todavía lo hace rentable, gracias a él se distribuye una buena parte de virus y troyanos, además de servir para reclutar muleros para las estafas bancarias. Es uno de los métodos favoritos del crimen organizado, y el hecho de que uno de sus múltiples responsables vaya a la cárcel no hará que se reduzca el nivel de basura en los buzones ni (y esto es lo peor) amedrentará al resto de organizaciones dedicadas a la industria del malware. Más bien les animará a ocupar su “vacante”. Porque como en la Naturaleza, en cuanto un nicho queda vacío, alguien al acecho no tarda en ocuparlo. Ley de la jungla en Internet.


Más información:

Spam reaches an all-time high
Spam reaches an all-time high - Network World

US spam king faces up to 65 years in clink
US spam king faces up to 65 years in clink

Spammer Sentenced to Nine Years in Jail
PC World - Spammer Sentenced to Nine Years in Jail

'Buffalo Spammer' Sent to Slammer
'Buffalo Spammer' Sent to Slammer

Fuente