Microsoft intensifica su estrategia para convencer a los usuarios de copias ilegales de Office de migrar a las versiones pagadas. La estrategia se aplica tanto a la versión actual de Office como al futuro paquete Office 2007.

Cuando Microsoft lanzó su programa de validación de su paquete de validación de Office - Office Genuine Advantage- hacia fines de abril, la iniciativa se limitaba a las extensiones en disponibles en línea, y contó con la participación de usuarios de Office en Brasil, República Checa, Grecia, Corea, China, Rusia y España.

La semana pasada, Microsoft anunció un plan de actualización del programa. Así, el programa de validación se ha convertido en obligatorio para todos los usuarios que deseen descargar extensiones desde los servidores de Microsoft. A partir de enero, todos los usuarios que deseen usar el sistema de actualización Office Update deberán realizar el proceso de validación. Los únicos elementos a los que será posible acceder sin validación serán las actualizaciones críticas de seguridad. El proceso de validación se realiza en línea y toma relativamente poco tiempo. Si existen dudas sobre la validez de la licencia, el usuario dispone de un cierto plazo para documentar que ha actuado de buena fe, y no como pirata deliberado.

Microsoft indica que si su original de Office tiene un holograma aceptará que usted actuó de buena fe y le entregará una licencia de Office, bajo la condición que el usuario informe donde adquirió el producto. Si el original no cuenta con el holograma, Microsoft concluye que usted ha actuado de manera inaceptablemente negligente y deberá pagar para obtener una licencia válida.

El sistema de validación se aplica a Office XP y Office 2003, como asimismo a la futura versión 2007, que estará disponible de manera simultánea a Windows Vista.

Microsoft recalca que los usuarios de copias pirateadas corren grandes riesgo. En tal sentido, hace referencia a investigaciones según las cuales el código distribuido ilegalmente revela que a menudo contiene elementos desconocidos para el original. En otras palabras, las versiones pirateadas constituyen un canal sencillo y óptimo para distribuir código maligno e instalar en el PC spyware, troyanos, gusanos y virus.