#TheSnappening: el nuevo escándalo de fotos y vídeos robados a través de SnapChat.


La semana pasada, corrió la noticia de que unas 200.000 fotos de Snapchat se habían filtrado después del hackeado a una aplicación de terceros Snapsaved, lo que se bautizo como The Snappening.

SnapChat es un servicio de mensajería que tiene como funcionalidad el intercambio de imágenes y vídeos, hasta aquí igual que WhatsApp, pero con una peculiaridad: las imágenes o los vídeos que se envían, solo están disponibles para su destinatario un tiempo determinado, desapareciendo después. En realidad no se borran, solo que una vez ha caducado el material, el que lo ha recibido no puede acceder a él ni guardarlo desde la propia aplicación. Esta funcionalidad, como os podéis imaginar, es el paraíso para los amantes del sexting, vouyerismo u otras lindezas del lugar, ya que supuestamente la pista para una posible investigación desaparece.

Pero quien hizo la ley, hizo la trampa, y claro, no tardó en salir a la luz un servicio que te permite hacer lo que la aplicación original no deja a los destinatarios: guardar las fotos y los vídeos que envían los remitentes con un período de tiempo de caducidad. Dicho servicio se llama Snapsaved.com, y simple y llanamente sirve para eso mismo: lo que Snapchat te borra, Snapsaved te lo conserva.

Pues bien, este servicio ha sido hackeado y se han robado 200.000 imágenes y vídeos. El autor de la sustracción, ha publicado en el popular sitio Pastebin que no piensa hacer pública la información, ya que considera que es material sujeto a la privacidad de los usuarios. Sin embargo, los creadores de snapsaved.com dicen en su cuenta oficial de Facebook –ya que su web está caída- que el intruso no lo hace público porque no tiene suficiente información, que solo se ha llevado 500 Mb de datos, sin ningún tipo de información personal de los usuarios, y que la mayoría pertenecen a usuarios de Noruega, Suecia y Estados Unidos:


En los foros de 4chan, los mismos miembros están pidiendo públicamente que nadie divulgue los links para la descarga del material ya que, según confirman, en su mayoría es pornografía infantil. No debemos olvidar que la mayoría de los usuarios de Snapchat son chavales de 13 a 17 años.

Poco se puede hacer en estos momentos si estás leyendo esto, usas Snapchat y el servicio Snapsaved, ya que la web está caída. Así que solo nos queda esperar a que se resuelva el problema e intentar limitar la difusión de su contenido lo máximo posible con el fin de preservar la privacidad de todo el mundo, pero sobre todo del material adolescente que pudieran contener los ficheros robados.