El pasado 30 de diciembre un juzgado de California recibía la demanda de Mateo Campbell y Michael Hurley, dos usuarios de Facebook, quienes acusan a la red social de utilizar, sin permiso expreso, los datos de sus mensajes para compartir con los anunciantes.

Según la acusación, la red social no respeta esa privacidad porque cuando los usuarios redactan mensajes con enlaces y los envía a un tercero, Facebook analiza su contenido, sigue el enlace y busca información para perfilar la actividad del usuario en Internet, lo que posteriormente le valdrá para que los anunciantes realicen campañas publicitarias a medida del consumidor y, por tanto, más efectivas. Según los demandantes, esa actividad viola la Ley de Privacidad de las Comunicaciones Electrónicas del estado de Califonia.

Por su parte, Jackie Rooney, portavoz de Facebook, despreció la denuncia calificándola de no tener base suficiente. Sin embargo, en agosto, la red social decidió pagar 20 millones de dólares (14,6 millones de euros) para cerrar una demanda popular basada en el uso de los “me gusta” sin permiso de los autores. Esos likes le servían para lo mismo: campañas publicitarias. En esa ocasión suscribieron la denuncia 614.000 usuarios, que recibieron de media unos 30 dólares (22 euros).

Tal y como podemos leer en El País, los demandantes aspiran a que el juez estime la denuncia como colectiva, con lo que se podrían añadir a la causa cualquier usuario de Facebook que en los dos últimos años hubiera enviado o recibido un mensaje privado con enlaces. Los demandantes solicitan que Facebook detenga esas prácticas o, en caso contrario, compense con 100 dólares (73 euros) por día o 10.000 dólares (7.300 euros) a cada demandante.

Fuente: MuySeguridad