Más de 100.000 smartphones Android infectados con un nuevo malware



La compañía TrustGo ha alertado de un nuevo ejemplar de malware para Android que ya ha conseguido infectar 100.000 smartphones. El virus ha sido bautizado como MMarketPay.A y se distribuye a través de la tienda de aplicaciones de China Mobile. Este malware es peligroso porque permite realizar compras sin el permiso de los usuarios.






Android sigue sufriendo, de manera casi constante, el acoso de hackers y cibercriminales. El sistema de Google es uno de los más asediados en el panorama móvil y el número de amenazas no para de aumentar. Dentro del ecosistema Android, actualmente países como emergentes y zonas como China o Rusia se han convertido en el foco más activo de ciberamenazas.

Precisamente en China se ha identificado el último gran caso de malware para el sistema operativo móvil de Google. Ha sido gracias a la compañía de seguridad TrustGo, que ha alertado a los usuarios de la existencia de aplicaciones infectadas en la tienda del operador China Mobile, que tiene 149 millones de usuarios.

En concreto, las aplicaciones infectadas contienen un malware identificado como MMarketPay.A, capaz de cambiar la configuración de los dispositivos para que su identificación en la tienda de China Mobile sea automática. El objetivo de los hackers con este malware es disponer de un acceso directo a la tienda de apps, donde realizan adquisiciones sin el consentimiento de los usuarios.

Desde TrustGo han asegurado que ya se han identificado más de 100.000 terminales infectados con este virus. Se trata de un número importante, que puede haber ofrecido importantes ingresos a los ciberdelincuentes.

Por el momento solo se conocen casos de este malware y de su actividad en el mercado chino, pero se recomienda a los usuarios extremar la precaución y adquirir contenidos solo en tiendas oficiales. Este nuevo caso de malware para Android, aunque localizado en un área concreto, deja claro que el sistema de Google sigue siendo el preferido de los ciberdelincuentes y que la compañía tiene que trabajar para mejorar su seguridad.


Fuente: CSO España