Para la UE es ilegal obligar a los ISP a controlar las descargas de sus internautas.









El tema de los derechos de autory las infracciones al mismo siempre ha sido bastante polémico, y es que se contraponen por un lado cuestiones de proteger la propiedad intelectual contra respetar la Privacidad de los usuarios y también el anonimato en la red. Pero ahora el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha emitido un dictamen que seguramente sentará precedente, al establecer que no se puede obligar a los proveedores de Internet a controlar a los internautas. El caso que ha servido de ejemplo para esta declaración se remonta al año 2004 y a Bélgica como lugar, en cuyos tribunales se han enfrentado la sociedad de gestión belga (SABAM, algo así como la SGAE de aquellos lados) y el proveedor de Internet Scarlet.

En su momento un tribunal de primera instancia dio la razón a SABAM y determinó que los proveedores de contenidos, en este caso los ISP, estaban obligados a vigilar las Descargas de sus internautas para detectar si se producen vulneraciones del derecho de propiedad intelectual. Pero por suerte las cosas han cambiado cuando el caso llegó a la UE. Es que el Tribunal de la UE ha considrado que obligar al proveedor de Internet a vigilar a los internautas y cortarles la conexión iría contra el derecho comunitario y pondría en directa oposición al derecho de propiedad intelectual con “la libertad de empresa, el derecho a la protección de datos de carácter personal y la libertad de recibir o comunicar informaciones.”

Así las cosas, las autoridades de la UE recalcan que las autoridades nacionales no deben adoptar medidas que obliguen a un proveedor de acceso a Internet a proceder a una supervisión general de los datos que transmita su red. Toda una declaración de principios que además llega en al mismo tiempo que se da un movimiento contrario en EEUU -de fuerte avance antipiratería- donde se discute la aprobación de la ley SOPA (Stopping Online Piracy Act) que permitiría a las autoridades clausurar todo tipo de webs con contenidos que vulneren los derechos de autor, tanto dentro como fuera de EE.UU.