Google, 13 años de victorias y fracasos

En muchos países, el 13 puede ser considerando un número atemorizante. Pero para Google, que celebra un nuevo cumpleaños, las cosas parecen prometedoras. Una de las compañías más grandes del mundo cumplió, el 27 de Septiembre, 13 años, y ha corrido mucha agua bajo el puente, con muchas herramientas lanzadas que han sido un éxito, y también emprendimientos que demostraron ser un verdadero desastre.




La compañía se inició durante los primeros días de marzo de 1997, cuando dos estudiantes de la Universidad de Stanford, Larry Page y Sergey Brin, se encontraban trabajando en el desarrollo de la biblioteca universal digital de su universidad. Este proyecto, por supuesto, estaba relacionado con Internet, y sus propiedades matemáticas. Fue durante este proyecto que los dos crearon PageRank, el algoritmo a través del cual son organizadas las páginas en los resultados de búsqueda de Google.

PageRank es un algoritmo que asigna un peso numérico a cada uno de los elementos que se encuentran en un documento a través de hipervínculos (por ejemplo, Internet) para poder medir su importancia dentro de la misma. Este algoritmo fue patentado por Google y es utilizado por todos nosotros en su buscador. De ahí en más, el resto es historia. El nombre, que hoy en día hasta ya se ha transformado en un verbo, está derivado de la palabra “googol”, el número uno seguido de cien ceros.


Aciertos


Es claro que uno de los aciertos más grandes de Google ha sido el buscador. Apenas dos años después de su nacimiento, los especialistas ya afirmaban que los resultados de Google eran mejores que los de los buscadores más utilizados por los internautas. Pasado el momento de la burbuja de las punto com, en el que las compañías más grandes temblaron, Google siguió consolidándose como el buscador más utilizado. Hoy en día, mantiene aún la cuota de mercado más grande, a pesar de la inserción de Bing, un competidor creado por Microsoft, que todavía no encontró la manera de vencerlo.

Uno de los aciertos más grandes de Google fue su estrategia de negocios. Google supo que tenía un buen producto, su buscador, pero no dejó que eso fuera el fin de su ramo de actividades. Al contrario, su costumbre de adquirir pequeñas compañías le garantizó el desarrollo de productos alternativos como Blogger (desarrollado originariamente por Pyra Labs) y Google Docs.

Google es, de hecho, uno de los pioneros de cloud computing. A través de Google Apps, la empresa ofrece una variedad de recursos online: podemos ver videos en YouTube (otra de las compañías que adquirió de una forma muy sabia), compartir imágenes en Picasa, leer nuestros correos electrónicos en GMail, revisar nuestros feeds de RSS en Google Reader, y muchas cosas más. Aunque es cierto que muchas veces se equivocaron, la realidad es que Google ofrece una variedad de servicios para todos los gustos, que funcionan muy bien, y que están constantemente reinventándose. Esa es, en definitiva, una de las cualidades más importantes de Google: la capacidad de innovación que nunca se detiene.




Fue ese interés por la innovación lo que los llevó a desarrollar, hace unos tres años, su propio navegador Chrome. En su corta vida, Chrome creció para convertirse en uno de los tres navegadores más utilizados de todo el mundo, compitiendo con Mozilla Firefox e Internet Explorer, el navegador oficial de Windows.

Pero Chrome no fue el único avance. Google decidió redoblar la apuesta y desarrolló el sistema operativo Android para teléfonos celulares. Desde su lanzamiento, Android se ha posicionado como un buen competidor para el hasta entonces líder total del mercado, iOS de Apple, con un gran mercado de aplicaciones. Lo más importante es que Google eligió lanzar la mayoría del código de Android bajo una licencia Apache, lo que significa que se trata en gran parte de software libre. Hoy en día, se estima que Android sostiene el 48 por ciento de la cuota total del mercado de celulares.


Errores


Sin embargo, todos los aciertos conllevan también errores. Fueron varios los servicios y herramientas que Google lanzó al mercado pero que finalmente tuvo que eliminar, dado que no fueron exitosos e, incluso en algunos casos, nos hicieron preguntar qué estaba pasando en la compañía para que se sintieran motivados a lanzar ese producto.

Antes de adquirir YouTube (un verdadero acierto), Google lanzó su propio reproductor de videos. Se trataba de una aplicación para instalar en nuestros ordenadores y que nos permitía leer archivos con la extensión de Google. El producto no prosperó, y finalmente, después de tres años, se removió del mercado. Un destino similar tuvo Google Answers, así es, un intento de competencia para Yahoo! Answers. Quizás sea la única que vez que Yahoo! logró vencer a Google, pero Answers tampoco demostró su éxito, debido a que pedía que los usuarios hicieran una oferta monetaria para obtener respuestas. Aunque Google le estaba pagando a expertos por responder a esas preguntas, las personas prefirieron el servicio gratuito, aunque no tan certero, de Yahoo!.

Fueron varios los servicios similares, pero nos dedicaremos a explorar solamente dos de su historia reciente. Se trata de Google Wave y Google Buzz, que en los últimos dos años probaron ser un verdadero fracaso y una mancha importante en la reputación de Google. Mientras que Buzz aún continúa en actividad, Wave sufre un futuro incierto.




Google Wave, conocido hoy en día como Apache Web, es una herramienta de trabajo colaborativo en tiempo real, que se encarga de fundir otras herramientas como correo electrónico, chat, redes sociales y wikis, en un sólo lugar. En 2009, sonaba como una muy buena idea; casi tan buena que parecía demasiado adelantada a sus tiempos. Wave demostró ser un gran fracaso y apenas un año después de ser lanzada en beta privada, y al público en general unos meses después, Google traspasó el producto a la fundación Apache. Quizás los usuarios no lograron comprender el servicio, o se trataba de algo que unía demasiadas cosas y que por ende perdía su facilidad de uso, pero la cuestión, en definitiva, es que se trató de un golpe demasiado grande.

Finalmente, Google Buzz fue el primer intento de Google de hincar los dientes en ese mercado tan próspero, las redes sociales. Se trata de una herramienta de conexión social, microblogging y mensajería, que tuvo la ¿buena? idea de sincronizar los diferentes servicios hasta entonces disponibles a través de Google, como Picasa, Latitude, Reader, YouTube, aunque también dejaba la puerta abierta para Flickr, FriendFeed y Twitter. Para pensarlo de otra forma, Buzz era una especie de Twitter al que podíamos acceder desde nuestra cuenta de GMail. El problema fue que la sincronización con los diferentes servicios demostró ser demasiado, y algunos usuarios se quejaron de problemas de seguridad. Aunque sigue activo, es una prueba viviente de los problemas que atravesó Google para insertarse dentro de las redes sociales.


El Futuro

Aunque tuvo un comienzo tormentoso, Google logró encontrar el nicho de usuarios que estaba buscando. Con el lanzamiento de Google+, hace algunos meses, Google revolucionó el mundo de las redes sociales, y cambió la forma en que pensamos nuestras relaciones en Internet. A través del sistema de círculos, y no de contactos como podemos apreciar en Facebook, Google+ optó por seguir un camino más similar al de Twitter, aunque también más expansivo. Google+ brinda más posibilidades que Buzz, y también una mayor cantidad de regulaciones de seguridad, lo que explica por qué es un éxito masivo.




Es cierto que son muchos los usuarios que aún no comprenden del todo bien para qué sirve la nueva red, y es inevitable que se caiga en comparaciones sobre la misma. Sin embargo, se está acercando a los cincuenta millones de usuarios, un número sorprendente que no se puede comprar con ningún otro emprendimiento de su mismo estilo, y los cambios no dejan de llegar. El agregado de juegos, por ejemplo, le servirá para apelar a otro tipo de demografía. Veremos cómo logran resolver esta estrategia.

Por otro lado, también Google enfrenta un desafío como nunca antes. Aunque ha tenido problemas legales en el pasado, es objeto hoy en día de múltiples demandas judiciales, incluso una que la acusa de compañía monopólica y que la ha puesto en la mira del Congreso. Google, por supuesto, se defiende, aunque tampoco es necesario aclarar que lleva adelante algunas actividades de esta índole.

El futuro de Google reside en sus nuevas funcionalidades sociales, y en el hecho de que jamás ha abandonado la innovación y la creatividad. Lo vemos todos los días, en sus esfuerzos por los pequeños detalles, en esos Doodles que nos pueden dejar boquiabiertos muchas veces, y en su buscador, uno de los mejores productos de Internet. La entrada de Google al mercado social servirá para afianzar su posición como una de las compañías web más importantes de toda la historia, aún en su corta vida.


Fuente: Bitelia

.