Jeffrey Lee Parson un adolescente de 19 años, fue sentenciado el viernes 28 de enero, a pasar un año y medio en prisión, por liberar en Internet un gusano que atacó a más de 48,000 computadoras en 2003. El joven deberá cumplir su sentencia en una cárcel de baja seguridad, y además deberá pagar con 10 meses de servicios a la comunidad.

Podría haber sido condenado a 10 años tras las rejas, pero el juez de la causa tuvo compasión de él, al considerar que el joven fue empujado a realizar sus acciones, por los apuros psicológicos en la relación con sus negligentes padres.

"Internet ha creado un agujero oscuro, un calabozo podría decirse, para personas solitarias o que tienen enfermedades mentales", dijo el juez que lo condenó. "Yo no vi que ninguno de sus padres hubiera estado allí diciéndole que no es algo bueno encerrarse en su cuarto y crear su propia realidad".

Los abogados de la defensa dijeron que Parson tenía miedo de salir de su casa, y que recibía de sus padres muy poco apoyo. Capturado por el FBI en agosto de 2003, recién un año después se declaró culpable del cargo de haber dañado o procurado dañar intencionalmente a computadoras protegidas. El juicio finalizó con la sentencia hecha pública en enero de 2005.

Hasta ahora, por una fianza de 25,000 dólares, el joven estuvo confinado en su hogar de Minnesota, de donde solo podía salir para dirigirse a sus estudios o con permiso expreso de las autoridades.

Parson había escrito una variante del Blaster, descargando y modificando su código. El gusano realizaba además un ataque al sitio de actualizaciones de Microsoft. Esa es la razón por la que fue juzgado en Seattle (Redmond, donde se encuentra la sede de Microsoft, es un suburbio de Seattle).

Esta variante del gusano causó grandes daños a computadoras de todo el mundo. El adolescente contó a los investigadores, que él había agregado a su versión del Blaster, un método para ingresar más tarde a las computadoras de sus víctimas. Los equipos infectados, automáticamente se registraban en el sitio web de Parson, de tal forma que él podría localizarlas fácilmente. Esta acción sirvió al FBI para lograr su captura.

Los abogados de Parson, dijeron que desde su arresto, él ha participado en un video para el distrito escolar de Seattle, donde advierte a otros jóvenes sobre los peligros del vandalismo en Internet.

Parson se disculpó ante el tribunal y también ante Microsoft. "Sé que cometí un error inmenso y dañé a muchas personas, y me siento terriblemente mal por ello", dijo el joven, quien además admitió haber realizado anteriormente, ataques a la Motion Picture Association of America y a la Recording Industry Association of America. Estos cargos están aún pendientes.

Pero además de la prisión, todavía él tendrá que pagar los daños causados a Microsoft y a todas las personas cuyas computadoras fueron afectadas. La cantidad se determinará en una audiencia a realizarse en febrero, aunque en el cargo original se hablaba de un mínimo de 250,000 dólares.

El autor de la versión original del Blaster (conocido también como Lovsan), aún no ha sido atrapado.

Fuente: InfoSpyware