[IMG]http://i41.*******.com/2llhszl.jpg[/IMG]

El software de seguridad falso fue el problema de ciberseguridad número uno en 2009, y los usuarios de Apple perdieron parte de su inmunidad ante el ciberdelito ya que almacenaron más datos en línea en lugar de en sus discos duros, según la compañía de ciberseguridad Symantec.

En un informe, Symantec subrayó que Brasil subió al tercer puesto en la lista de países con "actividad maliciosa", definida como spam, intentos de estafas online y otros tipos de ciberdelitos.

Estados Unidos siguió en el primer puesto con un 19 por ciento, con China segunda con un ocho por ciento y Brasil tercera con un seis por ciento.

Conficker, un programa malicioso que saltó a la fama hace un año, y sofisticados ataques contra páginas de Google y otras grandes compañías en diciembre que se conocieron en enero fueron los ciberacontecimientos más difundidos del año.

Pero la forma individual de ciberdelito más habitual fue el software de seguridad falso, que los usuarios ven habitualmente como un aviso intermitente de que su computadora está infectado con un virus, dijo Vincent Weafer, vicepresidente de Symantec.

El aviso proporciona entonces un enlace a un programa que puede descargarse tras un pago, pero el usuario no recibe un programa de seguridad, sino un virus ó algo peor, explicó.

"Prácticamente todo lo que vemos hoy en día es AV (antivirus) falso", dijo Weafer a la agencia Reuters, que lo definió como un timo lucrativo.

La estafa es popular porque las víctimas entregan voluntariamente los números de sus tarjetas de crédito, pensando que están comprando software legítimo, y esas tarjetas pueden utilizarse entonces a voluntad de los cibercriminales.

Weafer también advirtió de que los usuarios de Apple, cuando trasladan sus actividades informáticas como almacenar fotografías a servidores remotos gestionados por compañías online tendrían que tomar las mismas precauciones que los propietarios de PC para evitar el robo de identidad.

Estas precauciones incluyen mantener en secreto los números de las tarjetas de crédito y otros números clave y sospechar de cualquier oferta que resulte demasiado buena para ser verdad.

"Es la noción de 'Tengo un Mac'. Sí, tienes un Mac, pero estás en las nubes"; dijo Weafer. "Tienen que tener el mismo cuidado que cualquiera".

Fuente: IProfesional.com