La primera versión de Skulls, un troyano para teléfonos móviles que utilizan el sistema operativo Symbian, no resultó ser una amenaza, por su imposibilidad de propagarse por si mismo.

Pero la aparición de una nueva versión, que a su vez infecta el sistema con el gusano Cabir.B (el primer gusano para teléfonos móviles), pone en riesgo a usuarios de otros celulares, al poder propagarse vía Bluetooth.

Sin embargo, la amenaza podría haber sido mayor, si los usuarios no tuvieran que pulsar en el icono creado por Skulls.B para activarlo. El troyano puede borrar listados telefónicos, aplicaciones y juegos.

Skulls afecta a teléfonos móviles de la serie 60, como Nokia 7610 SmartPhone. Pero la versión B del troyano, puede propagarse a cualquier otro teléfono que utilice Symbian, y se encuentre en el rango de alcance de Bluetooth (unos 9 metros).

Bluetooth es una tecnología inalámbrica de corto alcance, que posibilita la comunicación entre dispositivos digitales. Esta comunicación puede ser hasta 25 veces más rápida que la de un módem a 28,8 Kbps. Con Bluetooth se pueden llevar a cabo conexiones punto a punto y entre uno y varios puntos.

Skulls.A suplanta todos los iconos y programas del sistema, por imágenes de calaveras sobre huesos cruzados. La versión B hace lo mismo, pero los iconos simulan un puzzle.

El gusano Cabir, descubierto a principios de este año, es una prueba de concepto que utiliza Bluetooth para copiarse a cualquier otro dispositivo con el mismo protocolo, que esté dentro del rango de distancia que soporta esta tecnología. Se transmite como un archivo del sistema de instalación de Symbian, disfrazado como una utilidad de seguridad.

Uno de sus efectos más notorios, es agotar la batería del móvil, debido a que está continuamente intentando conectarse a otros dispositivos.