Hilda Gómez

Según el FBI, hay muchos casos de robo de millones de dólares que las compañías ocultan para evitar que la publicidad dañe su reputación.
Publicidad


Los ciberdelincuentes regularmente violan sistemas de seguridad informáticos, robando millones de dólares y números de tarjetas de crédito, situaciones que en muchos casos las propias compañías afectadas mantienen en secreto. Esto es lo que asegura Shawn Henry, subdirector de la división cibernética del FBI, que apunta que, "de los miles de casos que hemos investigado, el público sólo conoce unos pocos".

En una entrevista concedida a Reuters, Henry aclara que las compañías que son víctimas de ciberdelitos son reacias a denunciarlos ante el temor de que la publicidad ahuyente a los clientes y afecte sus beneficios. A veces no llegan a comunican los delitos al FBI, o esperan tanto que es difícil rastrear pruebas. A este respecto, Shawn Henry comenta que "ocultar la cabeza bajo tierra a la hora de denunciar implica que los malos van a golpear de nuevo".

El responsable de ciberdelincuencia observó que este problema se ha acrecentado durante los últimos tres años, porque los hackers han cambiado sus métodos de ataque debido a que las compañías han reforzado su seguridad. Además, el crecimiento de Internet ha hecho que consumidores y empresas por igual expongan datos valiosos, como sus planes de negocio, números de tarjetas de crédito, información bancaria y números de la Seguridad Social.

Respecto a las tendencias en ciberataques, Henry explicó que los hackers están buscando más allá de las grandes compañías, atacando a pequeñas y medianas empresas que no tienen la intención, dinero o experiencia para evitar los ciberdelitos. También atacan a ejecutivos y a otras figuras públicas adineradas que son relativamente fáciles de rastrear utilizando documentos públicos. El FBI persigue estos casos, aunque rara vez trascienden.


Fuente