El 95% de las descargas de música son piratas



El 95 por ciento de la música que se descarga a través de la red es ilegal, según la Federación Internacional de la Industria Fonográfica. Para la industria discográfica y para los artistas este es el mayor desafío, ya que supone una fuerte pérdida de ingresos.

Además, durante el año 2008 se produjo un fuerte aumento del 25 por ciento en este tipo de acciones, que suponen una quinta parte de todas las ventas de música grabada. De hecho, los ingresos totales del mundo de la música en todo el mundo se redujeron un 7 por ciento el año pasado, como consecuencia de las descargas ilegales a través de Internet.

La caída en la venta de CD no compensa los 40 millones de archivos que se compartieron ilegalmente en 2008, lo que supone que el 95 por ciento de las descargas de música a través de la red fueron ilegales. Solamente hubo un total de 1,4 millones de pistas individuales descargadas legalmente en 2008, a pesar de los muchos servicios de descarga legal que se han puesto en marcha. Los usuarios todavía siguen prefiriendo la obtención de los archivos de forma gratuita a partir de programas de descarga, aunque esto supuso en 2008 un 7 por ciento menos de ingresos para el sector.

Como contrapunto, la industria musical en Internet ha experimentado un constante crecimiento en los últimos seis años. En concreto, en 2008 creció un 25 por ciento, según las estimaciones de este estudio, lo que supone una quinta parte de las ventas de música grabada. Solamente en Reino Unido se descargaron en el ejercicio anterior un total de 110 millones de pistas individuales y se compraron 10,3 millones de álbumes digitales, que representan el 7,7 por ciento del mercado.

UN NEGOCIO DE FUTURO

El presidente y director ejecutivo de la IFPI, John Kennedy, declaró que la industria se está viendo obligada a cambiar su enfoque en el negocio de la industria discográfica. "Los gobiernos están comenzando a aceptar que, en el debate sobre la libertad de los contenidos y la participación de proveedores de servicios de Internet en la protección de los derechos de propiedad intelectual, no hacer nada no es una opción si se quiere que haya un futuro para los contenidos digitales".

Jim Killock, director ejecutivo del grupo Open Rights, mostró la preocupación de la industria "por el deseo de luchar contra la ilegalidad de los archivos compartidos en la red". Asimismo, consideró que las empresas del sector deben estudiar cómo "el aumento de las ventas on line gestionadas por las compañías discográficas puede ganar contra el tráfico ilícito del uso compartido de archivos".

FUENTE