A el grandioso zorro de fuego, me cambio la vida, es un ates y un después. Aunque he usado opera siempre vuelvo con mi amado mozilla.