El fugaz idilio entre Facebook y Twitter



En apenas una semana, la noticia de un posible interés de Facebook por adquirir Twitter ha sido desmentida por el mismo blog que desveló la información.
(En este mismo foro de Infospyware utilizamos ambas páginas web)

Financial Times, a raíz de una información recogida en primera instancia por el blog AllThingsD, informaba ayer sobre el interés que podría tener la red social Facebook en adquirir, Twitter, la empresa líder en microblogging, uno de los curiosos caramelos que circulan en el mundo de la red 2.0.

"Curioso caramelo", Twitter, al igual que otras muchas webs de éxito (véase Youtube, empresa que Google adquirió por un precio récord, y que todavía busca fórmulas para obtener beneficios), todavía no genera ingresos. Estos portales, basados en la comunicación entre usuarios y la creación de relaciones personales aún buscan una manera de convertir en dinero su apabullante éxito de crítica y público.


"El movimiento de Facebook hacia Twitter genera tantas preguntas sobre el comprador como dudas acerca del producto", informa Financial Times. "La red social se ofreció a realizar la compra a través de acciones, como declaró una persona cercana a la situación, pero ponerle precio a las participaciones ha demostrado ser algo controvertido.

Durante un encuentro entre empresarios web celebrado en la Universidad de Oxford, Chris Sacca, inversor de Twitter declare: 'si Facebook poner sobre la mesa 500 millones de dólares en acciones para comprar Twitter, lo primero que habrá que hablar es si esas acciones valen 500 millones de dólares'."

El rotativo americano también destaca que el posible interés de Facebook en Twitter podría acabar desencadenando una situación de subasta, en la que otras empresas del entorno web 2.0 se lanzaran a una escalada de pujas.

Sin embargo, menos de 24 horas después de que la información saltara de la blogosfera a los medios tradicionales, el mismo blog que encendió la mecha se apresura a apagarla.

Según AllThingsD, aunque nunca llegó a haber un acuerdo real sobre el precio (los 500 millones de dólares en acciones más un extra), el obstaculo insalvable vino de la mano de inversores de Twitter, que habrían preferido intentar por su cuenta rentabilizar en dinero una plataforma que ya han hecho líder en difusión.

FUENTE