Microsoft Office desde el navegador


Parece que definitivamente Microsoft se está poniendo las pilas y ha decidido hacer caso a las peticiones de sus usuarios lanzando aplicaciones ofimáticas para la web. Office Web Applications es el nombre que tendrá Microsoft Office en su versión online, siguiendo su política de nombres comerciales pomposamente aleatorios que solamente confunden a sus usuarios.

[...]La propuesta es interesantísima: tras ver las capturas de pantalla tengo mucha curiosidad por ver qué tal se mueve, qué experiencia ofrece. Aunque todavía no están terminados, tienen un aspecto excelente. Además, son aplicaciones HTML nativas, es decir, sin necesidad de plugins como los de Flash o Silverlight; y se ha prometido soporte para Firefox, Safari e Internet Explorer.

Pero esto solo tiene que ser el primer paso. Con las tecnologías actuales hay potencia de sobra como para portar casi al 100% una aplicación como Office, y Microsoft debe seguir impulsando esta iniciativa. No le queda otra: es el futuro. Si hemos visto versiones de Photoshop en la web, ¿por qué no podemos ver una versión web completa de un programa como Microsoft Word? Al fin y al cabo, no es una aplicación muy intensiva en gráficos.

Por supuesto, a la vez tiene que potenciar las ventajas de la web: compartición de documentos, herramientas colaborativas y acceso universal deben estar presentes, allí donde su versión de escritorio simplemente no llega. Ahora sus servicios están desperdigados y se integran increíblemente poco: esta versión de Office online es la oportunidad perfecta para unir todos los eslabones a su alrededor y crear una solución atractiva y única. No sé muy bien donde colocar la otra nueva propuesta de Microsoft, Azure, pero perfectamente se podría usar de pegamento para que desarrolladores externos amplíen las aplicaciones web de Microsoft.

El modelo de negocio todavía no está muy definido, ya veremos cuándo lo lancen qué es lo que deciden. Por ahora se habla de ofrecer dos versiones: una gratuita sostenida por anuncios y otra de pago por suscripción con características extra (más almacenamiento, más herramientas, etc…).

A vosotros, ¿qué os parece el aspecto de estas versiones portadas? A similar precio e idénticas funcionalidades, ¿os pasaríais a una versión online de Office? ¿Y si es vía suscripción?

Fuente