Sonda encuentra ambiente salino en suelo de Marte




La primera prueba química de la sonda Phoenix en el suelo del polo norte de Marte reveló un ambiente salino, similar al que se puede encontrar en los patios traseros en la Tierra, informaron el jueves los científicos.

El descubrimiento aumenta la esperanza de que las planicies marcianas pudieran tener condiciones favorables para la vida primitiva. La sonda Phoenix aterrizó hace un mes para estudiar las posibilidades de habitabilidad de las latitudes boreales de Marte.

"No hay nada ahí que pudiera impedir la vida. De hecho, parece demasiado amigable'', afirmó el científico de la misión Samuel Kounaves de la Universidad de Tufts sobre las muestras de tierra.

"No hay nada en ella que sea tóxico''

Hasta el momento Phoenix no ha detectado carbono orgánico, considerado esencial para la creación de la vida. La semana pasada, la sonda encontró evidencias de hielo debajo de la tierra. Los científicos generalmente coinciden en que el agua en su estado líquido, una fuente de energía estable y componentes orgánicos, o que contengan carbono, son necesarios para que una zona sea habitable.

El último experimento fue designado para probar los minerales que no contienen carbono. Previamente en la semana, el brazo robot de Phoenix de 2,44 metros (ocho pies) de largo envió una pizca de tierra excavada desde una altura casi igual a la superficie hasta su laboratorio a bordo.

Al igual que un químico, la nave espacial mezcló el suelo con agua traída desde la Tierra dentro de un vaso de laboratorio del tamaño de una taza y la agitó. Los sensores dentro del vaso determinaron el nivel de acidez del suelo y examinaron las posibles marcas de nutrientes en la muestra.

Los resultados preliminares mostraron que el suelo tenía un nivel de acidez de entre 8 y 9. Un nivel menor a siete significa que la muestra es ácida, mientras que un nivel superior a esa cifra indica que la muestra es alcalina. Phoenix también detectó la presencia de magnesio, sodio, potasio y cloruro en la mezcla.

"Eso es típico del suelo aquí en la Tierra, sin los componentes orgánicos'', dijo Kounaves durante una teleconferencia desde Tucson, Arizona.