Un interfaz cerebro-ordenador




Científicos alemanes de la Universidad Técnica de Braunschweig han desarrollado un interfaz cerebro-ordenador, capaz de coordinar solamente movimientos de derecha e izquierda.


El sistema no implica la colocación de electrodos en el cerebro, aunque requiere la colocación de un gran casco de metal equipados con sensores, que puede incluso detectar la actividad cerebral a través de pelo - y te hace parecer a Magneto en un mal día. El sistema es lo suficientemente sólido como para permitir a los personas un control de automóviles y los investigadores dicen que la tecnología es igualmente aplicable a sillas de ruedas y prótesis.