Con una nueva dosis de sangre y violencia, el popular videojuego 'Grand Theft Auto IV' llegó esta semana a las tiendas para convertirse en un nuevo éxito de ventas y sumar millones a sus creadores.

En medio de la expectativa por el lanzamiento, en la medianoche del lunes, las tiendas especializadas permanecieron abiertas y se formaron largas colas de fanáticos deseosos de empezar a disfrutar de un juego en el cual el triunfo depende de acciones como asaltar conductores para robarles el automóvil, apostar o matar.

El nuevo episodio de la serie sigue la suerte de un inmigrante de Europa del Este llamado Niko, que adopta una vida de crímenes en Estados Unidos.

'GTA IV: Liberty City' será "el juego del año", predijo el analista Edward Woo de Wedbush Morgan Securities.

Y eso pese a que la calificación del juego de Mature prohíbe su venta a menores de 17 años, junto con una advertencia de que contiene "violencia intensa, sangre, lenguaje fuerte, contenido sexual fuerte, desnudez parcial y uso de drogas y alcohol". El juego incluye sexo simulado con prostitutas y conducir en estado de ebriedad.

Un cóctel evidentemente atractivo, dado que Rockstar Games, el creador de la popular serie, lanzada en 2004, esperaba vender al menos seis millones de copias de 'GTA IV' en su primera semana en el mercado.

Pese al éxito, el lanzamiento no estuvo exento de polémica. Rockstar Games y su serie de juegos 'Grand Theft Auto' son a menudo atacados por la crítica, que teme que la violencia de los videojuegos afecte las mentes de los jugadores jóvenes y los convierta en matones en la vida real.

La entidad que clasifica los videojuegos, Entertainment Software Rating Board (ESRB) y el Instituto nacional de medios y familia llamaron a los padres a controlar atentamente las calificaciones de los videojuegos de sus hijos. "Con el último episodio de la serie 'Grand Theft Auto' (...) hay que recordar a los padres que se aseguren que sus hijos están jugando a juegos apropiados a su edad y grado de madurez", indicaron en un comunicado.

Pero pese a la habitual percepción de que quienes juegan a videojuegos son niños, las estadísticas de la industria muestran que los jugadores típicos tienen más de 30 años. "La gente cree que los videojuegos son para niños y ya no lo son", dijo Woo.

Pese a los temores de que los videojuegos violentos engendren criminales, las estadísticas estadounidenses muestran que los crímenes violentos a manos de niños han bajado en los últimos años, mientras el consumo de videojuegos se disparó. "Si existiera esta gran tendencia causal habría que ver un gran salto en los crímenes violentos entre niños, pero no lo hay", dijo Mia Consalvo, profesora especializada en investigación en videojuegos de la Universidad de Ohio.

Según Woo, el atractivo de GTA reside en una historia atrapante y un formato abierto que permite a los jugadores ir a donde quieran, en una ciudad virtual que remite a Nueva York. Una diferencia respecto a la mayoría de los videojuegos 'lineales', donde los personajes se mueven por caminos pre-programados en mundos animados. "En vez de simplemente mirar una película (...) puedes ir en otra dirección y la película va en esa dirección", indicó Woo al explicar la libertad de los jugadores en estos mundos virtuales abiertos. "Eso es lo que quiere la gente; entretenimiento más interactivo antes que ver un programa de televisión".

La mezcla de controversia, juego innovador e historia atrapante ha creado la "tormenta perfecta" para la serie, estimó Consalvo.

El nuevo juego promete traerle más millones a Rockstar, propiedad de Take-Two Interactive, una firma neoyorquina en la mira del mayor fabricante mundial de videojuegos, Electronic Arts.

Take-Two rechazó una oferta de de EA de compra por 2.000 millones de dólares y postergó una negociación hasta después del lanzamiento de 'GTA: IV'. Y según los analistas, probablemente aproveche el éxito de su flamante videojuego para lograr una mejor oferta. Fuente